Siervas de la Madre de Dios en camino hacia el XI Capítulo General

Dios de amor y de misericordia, Tu nos has elegido por medio de nuestra Congregación y nos invitas a escuchar tu Palabra y a vivir este momento profundo de renovación.

Te alabamos y te bendecimos, desde nuestra vida que siempre gira en torno a Ti.

Con una sola alma y un solo corazón, nos dejamos guiar y transformar por tu Palabra, y disponemos nuestra mente y nuestro corazón para experimentar tu misericordia,

ya que hemos visto que sales a nuestro encuentro con el perdón.

Danos la alegría de vivir en comunidad, desde el servicio, la acogida, la ternura y el perdón. Sé nuestro compañero en el silencio y la escucha,
en una oración desde un corazón agradecido y disponible para encender al mundo en tu  Infinita misericordia.

Haz que todos nuestros trabajos impulsados por la Luz de tu Santo Espíritu nazcan de ti y tiendan hacia ti, que eres su origen y meta.

Concédenos fuerza y valentía para afrontar los nuevos retos,
a veces difíciles y dolorosos, de una renovación congregacional de este Undécimo Capítulo General. Sólo así podremos ser fieles a nuestra misión de extender tu Reino.

María, Madre de Dios, fiel compañera en nuestro camino, discípula del Señor, entregada del todo a Él. Vela sobre nuestra vida, acompaña nuestras decisiones y siembra el don de la escucha, la ternura y la fraternidad en nosotras. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amén.