Internado Mater Dei

Siervas de la Madre de Dios, de raíz Antioqueña por su fundadora, Madre ELISA JARAMILLO BOTERO, La Madre Elisa hizo suyas las palabras del profeta Isaías 61-1: “El Espíritu está sobre

mí, porque el Señor me ha consagrado; me ha enviado a dar la buena noticia a los pobres”.

La caridad con los pobres y la devoción a la Santísima Virgen impulsaron su espíritu de mujer Antioqueña y llena de Dios a una entrega total con la fundación de la Congregación Siervas de la Madre de Dios, de la cual estuvo al frente tan solo 4 años, llenos de esfuerzo y alegría, que fueron  la base para mantener firme su obra.

Se aferró al Señor como su único protector y guía. Deja como herencia el testimonio de su vida, el amor a  la Santísima Trinidad, a la Sagrada Eucaristía. Fue  contemplativa en la acción,  incansable en el servicio con la magnanimidad de su corazón.